EL COMPROMISO

Los arquitectos debemos sentirnos como los novios en el momento anterior a pedir la mano a su novia. Esa presión en el estómago debería estar presente durante todo el proceso de creación, de gestación, de formación. En un mundo en el que la información corre por doquier, sin criterio, sin orden, sin ética ni estética, el compromiso con una idea, propia o ajena, adquiere un valor especial. Como lo adquiere el compromiso con una persona. No por la vía del descarte (no hay nada más cobarde en esta vida que estar con una persona por temor a no estar con nadie), ni por la vía de la reflexión. El compromiso como expresión real de la pasión. Como proyección de la pasión.

Cada día es más difícil comprometerse. Existen tantas falsas filosofías que es defendible cualquier idea y su contraria. Existen tantas personas, tantas opciones… Llegado el caso, podemos crear espacios inhumanos y vestirlos de la mayor y más coherente de las disertaciones. Justificar espacios oscuros, edificios grises, despilfarros especulativos… De hecho, es el día a día del mercado inmobiliario. Y el día a día de las relaciones humanas diría si este no se tratara de un espacio solo de arquitectura. Justificamos. Pero ¿se compromete realmente el arquitecto con su obra? Obra que no es sólo la parte material que pisamos sino el sustrato intelectual sobre el que se forja. ¿Qué mueve el corazón de un arquitecto? ¿Qué compromete el corazón de un arquitecto?

Ojalá conociera la respuesta. De este, sé que lo mueve la fe ciega en la relación existente entre su trabajo y la felicidad de sus clientes. ¿Qué lo compromete?: el hecho de encontrar buenos clientes. Y no cejaremos en su búsqueda.

Como arquitecto, ese es mi compromiso.

Víctor Moreno Jiménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>