LA CASA… DESDE EL TEJADO

De camino al norte de Portugal, dejando atrás muchos kilómetros y sabiendo de la necesidad de muchos más, las conversaciones que surgen en un coche entre cliente y arquitecto pueden ser de lo más variopintas. Y fructíferas. Digo yo que si los filósofos de antaño valoraban el potencial de los paseos a pie para abrir la mente, en nuestro siglo…debe ser en coche!!

Y conversando, conversando, aparece el recurrido tema de la crisis. Desde el reconocimiento oficial de esta situación que atravesamos, me propuse no convertirme en repetidor de las malas noticas que corren por todos los medios. A veces no es fácil, pero creo que es un ejercicio mucho más constructivo el meditarlas. Para con ellas, buscar soluciones, alternativas, líneas de trabajo. Creo que no hay nada peor en estos tiempos que el estancamiento.

Bajo esa perspectiva, paralela al cauce del río Mondego, van fusionándose dos noticias que previamente ya estaban en las maletas. Por un lado, un artículo de opinión leído hace un tiempo “ahorrad malditos, ahorrad”. Por otro, el discurso de agradecimiento de Steven Holl en su último premio: “¿los retos de la arquitectura actual?: el aspecto medioambiental, el humanismo y el diálogo entre lo público y lo privado”.

¿Qué tiene todo esto que ver? Pues si los portugueses son capaces de mezclar carne, pescado y verdura en sus cataplanas, yo también podré lidiar con todos estos ingredientes. Porque tal vez esta crisis está evidenciando que nuestro estilo de vida ha tocado techo. Que la falta de sostenibilidad en la economía la ha arrastrado a su colapso. Porque la sostenibilidad implica utilizar los recursos actuales sin comprometer los venideros. ¿Y acaso el problema no es que hemos repartido los beneficios antes de generarlos y ahora no cuadran las cuentas?.

No creo que las soluciones vengan desde la ingeniería macroeconómica. Más bien, estoy convencido de encontrarla en la línea marcada por Steven Holl. El humanismo como actitud. Cambiar esta sensación de caída, y entender que es sólo el comienzo de una nueva forma de convivencia colectiva. Hemos asistido al canto del cisne de un estilo de vida. Hemos accedido a la comunicación, al transporte, al confort…sin valorar su coste real. Quien lo aprovechase, habrá conocido mundo, habrá conocido culturas, habrá abierto su propio mundo. Quien no…habrá ganado mucho dinero. Pero para unos y para otros, se terminó la ventana de excepcción (como para nuestra ruta terminó la autopista y toca carretera secundaria).

De ahí el título de esta reflexión: la casa desde el tejado. Tejado como falso techo de una conducta social. Tejado como reconversión de la forma de proyectar nuestras ciudades, nuestras viviendas, nuestras relaciones. Tejado como punto de contacto entre nuestra artificial entorno y la realidad natural en que se sumerge. Si seguimos empeñados en hacer tejados-espejo en los que mirar, a nosotros y a nuestro perdido pasado, nada veremos de la nueva realidad que se abre ante nosotros. Antes era una barbaridad comenzar las casas por el tejado. Ahora…es la única forma de acometerlas. O reinventamos el ciclo, o el ciclo podrá con nosotros.

Porque (y uso el último ingrediente) los limites entre lo público y privado que hemos barajado hasta la fecha son falsos. Las acciones de la sociedad se cuelan por cada una de las rendijas de nuestras blindadas casas. Y lo que hagamos en ellas, influirá anónimante en las pautas sociales. Y aquí está la patente resposable y positiva que debemos dejar en cada uno de nuestros trabajos y clientes. Cada espacio que diseñemos debe concienciar a sus usuarios de la comunidad y el entorno en que se desarrolla: “consumo menos, convivo más”.

Portugal queda ya atrás. Y su lluvia. Y el escenario en que arquitectura y beneficios se medían por la misma moneda. Y aún cansado y preocupado….me alegro!!!

Víctor Moreno
arquitecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>