La prueba del sastre (o del error que supone la anulación del visado del proyecto básico en Andalucía)

La semana pasada se fulminó de un plumazo una de las muchas lógicas que nuestra sociedad conservaba y que esta marea liberalizadora está destrozando: el visado de documentos.

Sé que todos tenemos mil problemas por encima de este, que a duras penas una proporción ínfima de la sociedad se siente repercutida por esta medida. Puede preocuparme el tema, pero más aún, este desconocimiento. Porque, para mi, es una amputación más del poco poder civil que queda en este país. Al margen del perjuicio al mundo profesional y colegial, que lo es y mucho.

Hablar de colegios en España es hablar de gremios, que remontan en el tiempo más allá de nuestra propia memoria. Pero sobre todo, es hablar de la singularidad de nuestra propia forma de entender la construcción. Europa sufrió la devastación de la 2º Guerra Mundial, con la consiguiente necesidad de reconstrucción de ciudades desoladas, con soluciones de vivienda rápida y seriada. Y sus sistemas de producción y control actual muchas veces responden a esta realidad del pasado

Nuestro sistema sin embargo, no. Nosotros somos un territorio situado al límite. Vivimos en un límite geográfico, climático, cultural, físico…. Esta tensión se refleja en nuestra vivienda. Cada solar, es un mundo en si mismo. Y por eso, las ordenanzas locales anclan en forma de ley esa pequeña cuota de realidad que es un pueblo, un barrio, una calle. Y por eso, requerimos una solución singular a cada escenario singular. Un traje a medida, nada de pret-a-porter.

Tal vez en esa realidad surge la diferenciación entre proyecto básico y proyecto de ejecución. Los arquitectos somos sastres que cortamos la tela de nuestros recursos para adaptarlos al cuerpo de nuestros solares, al gusto de nuestros clientes. Y todo buen sastre, siempre hace una primera prueba antes de sumergirse en la laboriosidad de los pespuntes, en los ribetes de los ojales, en el minucioso cosido de los tejidos. Un básico y un Ejecución, que son dos momentos de un mismo proyecto, pero importantes en si mismos.

Omitir los controles que suponían esta primera prueba es un error en si mismo. Hay quien dirá que exagero, que no se ha eliminado esta prueba, sino la obligatoriedad del visado. Pueden llevar razón. Si la argumentación no fuese la reducción de costes en el proceso constructivo, podrían llevarla. Pero no puedo dejar de preguntarme: ¿quién pagará ahora el coste de la supervisión? O lo que es más inquietante: ¿quién va a supervisar ahora la profesionalidad del sastre, la idoneidad de sus herramientas, la calidad de sus paños? Porque no se ha habilitado ni un solo mecanismo alternativo. Hoy, que las administraciones locales languidecen bajo el peso de sus responsabilidades, pensar que podrán acreditar la capacitación de los profesionales que firmen, la actualización de sus seguros, la corrección del contenido de sus documentos, es como mínimo una utopía. Y en el caso de poder hacerlo, sería invirtiendo recursos que ahora pagaremos todos, los contribuyentes, mientras que antes lo pagaban exclusivamente los beneficiarios de ese trabajo.

Pero claro, bajo todo este desmontaje del sistema hay que valorar la incomodidad que suponía para la Administración pasar por sistemas de control ajenos a su poder, la incomodidad que supone para grandes corporaciones la definición del detalle exigida por nuestro sistema. Y como ni unos ni otros, ni Administración ni Capital serán los que sufran la incomodidad de una chaqueta mal cortada, o el gasto de la tela desperdiciada, pues no pasa nada.

Tal vez empezamos ya a quejarnos de lo que aprietan las prendas-vivendas que han confeccionado en este último periodo para nosotros. Pisos que no son de nuestra talla, pieles sintéticas que nos rozan al caminar-vivir en ellas. que nos obligan a ser planchadas constantemente por su falta de calidad. Pues bien, si permitimos que cualquiera meta la tijera de cualquier manera, esto irá a peor, sin duda. Y de tijeras, desgraciadamente, sí que sabemos todos últimamente.

4 pensamientos en “La prueba del sastre (o del error que supone la anulación del visado del proyecto básico en Andalucía)

  1. Sabes que siempre he/mos sido pro-visado y pro-colegio. Pero me parece “casi” preocupante que creas tus propios argumentos para la defensa del visado. Hace falta otro modelo de visado en otro modelo de colegios y hace falta para ayer.

  2. Victor. Muy clarificador. Esperemos que todos vayamos comprendiendo poco a poco los cambios que son necesarios en este nuevo escenario que se nos plantea (en todos los sentidos)

  3. Espero Miguel que el nuevo sistema de registro propiciado por el COAS sea parte de ese nuevo modelo al que aludes. Si el cambio que buscamos todos, como sociedad no como Colegio, es la agilización, es un paso. Si el cambio es la anulación de nuestros sistemas de control, con los argumentos del artículo o con otros, creo que no es el camino.

  4. Totalmente de acuerdo con Miguel. Además opino que como sucede en otros países, la profesionalidad, el cumplir con las leyes y las normas, el tener un seguro, etc, se le presupone al profesional. No creo que sea imprescindible, aunque no está de más, que haya un organismo que controle todo esto. En cuanto al control documental, lo mismo, si eres un profesional se debería presuponer, y es cierto que hay mucho “compañero” que hace porquerías. Pero también es cierto que las notas de visado son cuando menos irritantes, ya que casi siempre parece que se ponen para justificar el control y lo que provocan son pérdidas de tiempo y dinero al arquitecto, al promotor y al constructor, por ser tan férreo en seguir unas pautas establecidas en la redacción.

    En cuanto al nuevo papel que debe asumir el Colegio, no creo que el nuevo sistema funcione, ya que lo que se ha hecho es sustituir una cosa por otra. Si va a ser voluntario el registro del básico que sirva para algo más que un mero registro. Debe dar un valor añadido y de paso intentar mejorar la situación de la profesión.

    Hace tiempo dejé un comentario en el grupo de fb de “arquitectos ante la crisis”, en un hilo empezado por Carlos Morales, contestando a Jesús Campos, que como es normal cayó en saco roto ya que no es ningún foro oficial. Lo puedes ver en dicho grupo, pero te lo copio aquí Víctor para que me des tu opinión ya que este es tu blog, y para que si te parece algo de lo que digo interesante lo transmitas en el colegio ya que me es imposible asistir a la asamblea:
    “Estaba esperando a que REDCOAS (tiene buena pinta) empezase a funcionar para dejar este comentario, pero creo que es un buen momento. Como recordarás Jesús, en la última asamblea del COAS esperé al turno final de ruegos y preguntas para plantear varias cuestiones que aquí os dejo: Según la memoria de gestión del pasado año “Se participó en la redacción – a partir de los antiguos Baremos de Honorarios – de la información a facilitar al ciudadano en materia de honorarios, documentación aún pendiente de terminar”. Se me contestó que aún está en proceso, así como el Colegio de Almería hizo una propuesta similar al CACOA para publicar una referencia de los costos de redacción de los proyectos, que también se está estudiando.

    – El Decano informó que desde el Colegio no se puede hacer nada en contra del “dumping” (trabajar por debajo de los costos) excepto informar de que esa práctica existe, y que según la Legislación vigente no se pueden publicar tarifas mínimas ni siquiera baremos orientativos, o sea, que el Colegio tiene las manos atadas. Resumiendo las palabras del decano sólo los arquitectos podemos luchar contra la bajada generalizada de honorarios por parte de los propios arquitectos, el Colegio de Arquitectos no puede hacer nada más. Por tanto poco podemos esperar de los COAs en este aspecto. También pregunté sin con la nueva Ley de Liberalización que se supone se aprobará en breve, (que en principio es mala para nosotros), si sería posible hacer algo parecido a lo que se hace en Cataluña con el visado de calidad. Se me contestó rápidamente que es una situación diferente la de allí, y que fue un acuerdo entre colegios y administraciones. La verdad no sé cual es la diferencia. Yo lo que propongo, y se lo hice llegar a Silvia Erice un día que nos vimos, es que se estudie la forma de dar un sello adicional que al menos le muestre al cliente que arquitecto cobra por encima de los costos, apoyándose en eso estudios que se están haciendo al parecer, de forma que al menos se de una especie de certificado de calidad, que diferencie a los piratas de los verdaderos profesionales. Algo parecido a las hermandades de arquitectos que hay en distintos paises europeos. Como digo es una idea, un punto de partida sobre el que hablar

    –Jesús Campos dice: yo sinceramente en ese sentdo cuando las leyes no te dejan hacer algo bien hecho apoyandote en entidades oficiales u organismos, asociaciones, etc lo mejor es la unión personal, el grupo que se crea por empatía/interese comunes y el mismo grupo sin apoyarse en nada estatal/autonomico crea sus normas/criterios etc, como ejemplo toda la cultura 2.0 de foros, este grupo , etc… asi que apoyo tu mocion de unión de arquitectos por unos honorarios comunes , como lo hacemos?? … no se, vamos a empezar a proponerlo–

    Víctor G.T. dice: Pues tampoco lo sé Jesús Campos. Muchos compañeros hemos hablado de que se podría hacer esta asociación. No es que sea un defensor de los colegios profesionales pero opino que ya que están y los pagamos, ya existe esa “asociación”. Ahora lo que creo que habría que conseguir es que desde los colegios, mejor desde el Consejo Superior se tomasen estas iniciativas en serio y actuasen. No tengo ninguna confianza en ello, porque como dices tienen un perfil de “administración” que hace que no funcionen como nos gustaría. Por eso decía que aprovechando la REDCOAS que estáis montando, sería un buen lugar donde los arquitectos planteemos estas iniciativas y las debatamos y el colegio tome nota y haga algo. Si no, no nos quedará mas remedio, como bien dices, de plantearnos la forma de hacerlo nosotros por nuestra cuenta (y volvería la pregunta ¿y el colegio?)”

    Espero no haber abusado de tu blog por este comentario tan extenso y que lo tomes como una reflexión de la que podáis sacar en el colegio algo positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>