La recta final

escalimetro.jpg

Si es cierta la afirmación de que los Arquitectos nos ganamos la vida tirando líneas, la situación de todos los alumnos que se encuentran ahora mismo terminando sus entregas de PFC es la de “Recta final”. En dos semanas estarán empaquetados y listos para “sentencia”. Así que no puedo más que solidarizarme con este esfuerzo que sé que es enorme (todos hemos pasado por esto y sabemos lo que es), y transmitir algún que otro consejo:

1.- SOMOS PERSONAS QUE TRABAJAMOS PARA LAS PERSONAS: no somos escultores ni hacemos obra civil. Si la escala humana no está en el proyecto, si el destinatario final no es la persona, como individuo y como colectivo, entonces, algo está fallando en nuestra propuesta. El conocimiento técnico acumulado en todos estos años debe fusionarse con el criterio humanístico para generar espacios en los que poder desarrollar las acciones que hemos elegido. Y un espacio no es un largo por un ancho.(Si alguien tiene duda en esto, le remito al punto 7)

2.- LO QUE NO ESTÁ ESCRITO, NO EXISTE: se han podido expresar en correcciones muchas intenciones y estrategias de proyecto. Se ha podido dar por entendido que algunas cosas son como creemos que son. Pero al final, lo que no se escribe, lo que no se define, lo que no se argumenta, no existe.

3.- SE EVALUA LA MADUREZ DEL ALUMNO, NO LA VALÍA DEL PROYECTO: el PFC no es un experimento de gran obra. Es la última prueba que pone esta Escuela para considerar a sus alumnos capacitados para ejercer esta profesión en la calle. Si la obsesión por hacer “el proyecto de vuestra vida” nubla vuestros sentidos, allá vosotros. Pero no es el objeto de este trabajo. Somos jóvenes arquitectos hasta los 40 años, tiempo al tiempo.

4.- EL TRABAJO HABLA DE NOSOTROS, NO NOSOTROS DEL TRABAJO: alejaos del trabajo. Dejad que otras personas lo vean sin vuestra explicación. Y escuchad lo que esas personas han entendido de vuestra propuesta. Porque tal vez no sea lo que queréis transmitir. Y posiblemente, sea lo que el tribunal entenderá. Porque no vais a estar allí para argumentarlo, complementarlo o explicarlo. Sed objetivos con vuestro trabajo. Entiendo que tanto tiempo ensimismados en él relativiza todo, pero es que esa objetividad es una de las capacidades que se deben mostrar.

5.- ORDEN DE MAGNITUD, MÁS VALE UN ACIERTO RELATIVO QUE UN ERROR ABSOLUTO: como arquitectos, estamos obligados a conocer el dimensionado, el orden de magnitud de las propuestas que hacemos. Los “números gordos”. Tanto en el planteamiento espacial, como en la solución técnica. Que la edificación es cada vez más complicada, lo sabemos todos, nadie dijo que esta carrera fuese sencilla (¿o tal vez sí os lo han dicho?). Pero ante esa complejidad, al menos, un orden de rango. Es preferible saber que un tubo tendrá aproximadamente medio metro de ancho, que presentar un cálculo falso que diga que el tubo tiene exactamente… 123 mm. o lo que es peor: obviar que allí habrá un tubo!!!

6.- NO SOLO HAY QUE SER CASTO, HAY QUE PARECERLO: en un regalo, el envoltorio cuenta mucho. En un trabajo como el nuestro, también (y con esto no estoy pidiendo regalos, me refiero al trabajo de arquitecto, no al de profesor). Sé que apuráis hasta el último minuto para tener la implantación más acertada posible, para pulir la dichosa esquina que nunca sabemos cómo solucionar… pero si ese desgaste supone una presentación anodina y sin valoración de la información, dejará ver la incapacidad para gestionar vuestro tiempo, y esa gestión es también fundamental en el ejercicio profesional. No dejéis para el último día el montaje de los formatos por favor!!!

7.- SI NUESTRO TRABAJO FUESE HACER PLANTAS, SERÍAMOS JARDINEROS:no diseñamos plantas, diseñamos espacios. no diseñamos plantas, diseñamos espacios. No diseñamos plantas, diseñamos espacios. No diseñamos plantas, diseñamos espacios….¿sigo?

8.- LO QUE SE PUEDE DESHACER, SE PUEDE HACER: o la prueba de fuego de nuestra entrega. Cerramos los ojos, visualizamos los espacios que hemos querido diseñar (no diseñamos plantas, diseñamos espacios…) y…. ¿cómo llegó nuestro proyecto a ser tan espectacular?. Deshagamos lo construido para llegar alli. Porque para que no se vea la canalización de las instalaciones…fuera el falso techo ¿O acaso en vuestra imagen mental hay tuberías y regolas por todas partes?. Para que la altura libre que imagino sea verdadera… distancia del forjado al falso techo que acabo de quitar…. para que la luz sea tan agradable como en las fotos que tanto miro del Croquis: situación de los equipos de iluminación artificial. Y para que mi espacio limpio y pulcro no se llene de interrupciones… diseño coherente de la estructura de pilares y vigas respecto a esa intención…. como en una moviola, adelante y atrás en el proceso constructivo. ¿todo encaja? bien ¿Y no hace falta que estéis alli para explicarlo? Mejor

9.- JERARQUÍA DE LA INFORMACIÓN: todo es importante… pero no igual de importante. Dad primacía a los puntos fuertes de vuestra propuesta, esconded bien los puntos débiles. El mejor ejemplo que se me ocurre, la maquetación de los periódicos. Las noticias importantes en letra grande y con fotografía adjunta. Datos relevantes en un segundo nivel… No miramos los proyectos en cinco minutos, pero la información captada en esos cinco minutos dice mucho de vuestro proyecto.

10.- COHERENCIA: como resumen de todo lo dicho. Coherencia entre lo que queréis hacer y lo que habéis hecho. Entre vuestras intenciones y vuestras soluciones. Entre vuestras limitaciones y vuestras posibilidades. Un arquitecto debe ser fiel a si mismo, y saber cómo serlo. Si habéis encontrado un discurso en el que os sentís cómodos y honestos (las filias que refiere Pablo en la clase) y habéis investigado y profundizado en las soluciones que os llevan a mantenerlo hasta el final en la resolución formal …enhorabuena: ya sabéis lo duro y gratificante que es ser Arquitectos.

Suerte a todos. (Y café. Y muchos amigos que os eviten algún que otro café de más)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>