#LSP.Ley de servicios profesionales: derechos sin obligaciones

En estas pasadas fiestas, mi hija me hizo un comentario realmente importante: “¿si no hay regalos, no hay Navidades?”. Yo le respondí dándole la vuelta a su afirmación: “Puede haber Navidades sin regalos, pero, sin el espíritu de la Navidad, no tiene sentido ningún regalo.” El actual borrador de la LSP me recuerda mucho a esta paradoja, ya que, plantea  la liberalización de un sector importante y delicado, sin que exista ningún motivo. Concediendo derechos sin exigir obligaciones a cambio.

Básicamente, este borrador en lo que a la Arquitectura se refiere, pretende eliminar las reservas de actividad que una Ley tan trabajada y consensuada como es la LOE (Ley de Ordenación de la Edificación) mantenía para áreas específicas de trabajo. Entre ellas, la residencial, la docente y algunas más muy relevantes.

En los primeros días tras la aparición de este documento, se han disparado distintas líneas de opinión y crítica a esta presentación. Que no deja de ser eso, una presentación de un borrador que se desconoce. Algunas declaraciones afirman que los Arquitectos han sido torpes en las negociaciones previas. Otras que los Arquitectos están en pie de guerra contra los Ingenieros. No creo que sea un problema ni de torpeza (que sí de ingenuidad), ni de ingenieros, ni de arquitectos. Tanto unos como otros saben perfectamente lo que saben y pueden hacer. Conocen sus programas de estudios, conocen las competencias que estos les asignan, y tienen la suficiente madurez como para limitar su campo de actuación.

El problema viene cuando comenzamos a trabajar “a gran escala”. Cuando los ingenieros se convierten en ingenierías, y los arquitectos en… “¿estrellas?”. Entonces es cuando los gestores de estas grandes empresas comienzan a olvidarse de la propia esencia de nuestras profesiones. A considerar más importante el fin que los medios. Y a simplificar hasta el punto de lo ridículo lo que es la complejidad de nuestros trabajos.

Pero no nos engañemos, son ellos, esos grandes grupos de influencia y de presión, los que pueden acceder a pasillos y despachos en los que se fraguan estas medidas de ajuste presupuestario. Y con los cantos de sirena de ese ahorro que supone el libre mercado, seducir a cualquiera que se deje persuadir por argumentos tan peregrinos como los esgrimidos en el borrador. Y claro, una vez que estos mismos grupos ya han reducido los salarios de sus profesionales hasta el mínimo, y la plantilla hasta el límite…sólo queda multiplicar la versatilidad de los pocos técnicos cualificados que quedan para optimizar su costo al máximo. Es entonces, bajo estos parámetros, cuando las reservas de actividad aparecen como el gran enemigo del libre mercado, de la competitividad y de la sociedad en general. Si esto lo alimentamos bajo estereotipos de señores de antaño que respondían a un estatus social hoy inexistente (el médico, el arquitecto y el farmacéutico del pueblo)… pues tenemos la mezcla perfecta. Poderoso caballero es Don Dinero.

El problema es que, para adquirir estas reservas, cada uno de los profesionales habilitados que las tiene, tuvo que hacer un difícil camino de aprendizaje, estudio, esfuerzo y constancia. Y de actualización, ya que no es posible sobrevivir en este competitivo medio sin ponerse al día todos los días. Y de competitividad, puesto que la bandera de “una universidad en cada provincia” ha permitido generar más profesionales de los que esta sociedad es capaz de digerir, confundiendo la posesión de un título con el ejercicio de una profesión, que no es lo mismo. Y este es el espíritu de la Navidad en el mundo de las profesiones. El adquirido con la formación, la actualización y la competitividad constante. Ha habido años que lo hemos celebrado con grandes regalos, qué duda cabe. Años de gran empleo, de clientes, de grandes proyectos…. y años, que lo hemos celebrado en familia, sin regalos, sin fiestas…. por ejemplo, estos últimos cinco. En los que nadie se ha acordado de nosotros. Ya lo dijo un presidente de esta nación: “no voy a ayudar a la construcción”. Pero sin embargo, hemos seguido manteniendo nuestras colegiaciones, nuestros seguros de responsabilidad civil, nuestras altas…. Seguimos asumiendo nuevas normativas, nuevos criterios tecnológicos, fiscales, colegiales, disciplinares …En resumen: hemos defendido nuestra esencia, pues es esta la que nos valida para asumir las responsabilidades que nos encomienda la LOE.

No seré yo quien juzgue cómo se celebra la Navidad en casa de estos grandes grupos de interés. Sí quien los señale, pues lo hace el propio borrador: el FMI (que digo yo que será más de Papa Noel que de los Reyes Magos) y la OCDE. Pero si para ellos la Navidad es tan sólo regalos, y si ahora no tienen todos los que pidieron, por favor, que no vengan a robarnos lo poco que nos queda a los que dedicamos nuestra vida a formarnos y a servir, no a enriquecernos: nuestra profesión. Y esto tiene que saberlo todo el mundo. Porque lo que no se dice en ese borrador es que la única consecuencia que tendrá en el mercado real será el intrusismo, la inseguridad jurídica y la degradación del patrimonio, tanto urbano como natural. Y ese, es de todos.

Contra este proceso de centralización de poder no cabe la apatía. Es necesaria particip-acción. Ayer se cerró una encuesta en la que dos tercios de los votantes (más de 16.000) se mostraban a favor de la liberalización de estos sectores. Ese es nuestro caballo de batalla: no resistir, sino con-vencer. ¿A nuestros políticos?: sí. Pero antes, a nuestra sociedad. Argumentos no nos faltan.

11 pensamientos en “#LSP.Ley de servicios profesionales: derechos sin obligaciones

  1. Corporativismo y defensa de priivilegios, nada mas. Eso si, edulcorado. Lo siento, es hora de adaptarse al mundo del siglo XXI. Si no se dependiera como se deepende de una LEY , de una concesion administrativa, no pasaria esto. Libertad ¡¡¡

    • No creo que sea una cuestión de corporativismo, más bien de cualificación. Si alguien se acerca al aspecto energético de la edificación 10 horas, me dará igual su titulación: no sabrá ni lo que hace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>