CIÑENDO MUROS

Unas de las experiencias más bellas que he disfrutado y pueda contar en un medio abierto es la de navegar a vela. Sin duda. El movimiento de 11.000 kg con el único esfuerzo de un viento y un timón, es algo impresionante para cualquier persona, y especialmente revelador para un arquitecto educado en los aspectos energéticos. Sigue leyendo